Solo se que no se nada

Solo se que no se nada

Esa frase que tantas veces he escuchado y que a veces he usado, esta semana se ha vuelto a hacer realidad, pero a lo bestia, se ha desbordao, y es que he vuelto a encontrar parte de mi familia que ni siquiera sabía que existía, si, familia porque no se puede llamar de otra forma a toda esa gente que durante solo 4 días y una mañana (más bien un desayuno) ha sido capaz de hacerme sentir otra vez más (yo cada vez que puedo lo hago), libre, feliz, sonriente, todo esto puede parecer que no tiene sentido, la mayoría de la gente no se enterará de nada cuando lea esto, o dirá algo como “que paranoiaaaaaaaaaaaaa”, y bueno desde el mundo al que he vuelto este viernes a mediodía puede que si que parezca una paranoia, pero he estado durante ese periodo inmerso en otro mundo donde todo, y cuando digo todo, es todo, todo, todo es posible.

Desde convertirme en un superheroe y acabar con todas las presas y azudes del mundo, hasta ser la cama donde Pretty Woman se acostó con Richard Gere, justo después de hacer de rico acaudalado que conduce un descapotable y compra y vende acciones.

He sido un faro, un delfín, una serpiente muy pesada, pero muy muy pesada, pero al momento era una lata de cocacola, un sandwich, unas palomitas para volver a ser una serpiente asada y salir huyendo…

He sido tantas cosas, han sido tantas experiencias, que no tendría bastante con escribir un libro, y todo eso, lo he  vivido en 4 días,  así que ahora empiezo a plantearme ese refrán que también he dicho tanto de, la vida son dos días… Que va, es mucho más.

Después está esa familia que ya os he comentado con la que me he reencontrado, pero que jamás conocí, gente de todos lados a los que el tiempo nos ha mantenido alejados y el destino ha querido unirnos.

He sido flautista, he hecho solos de flauta sin desafinar, formando parte de una banda de más de 20 personas con la que solo llevo 2 días, hemos creado un cuento de la nada en tan solo 20 minutos, con música, y con canciones, letra y estribillo, y lo más importante, me he emocionado contándolo. He actuado con esta banda, y a la gente le ha gustado, pero lo más importante, nosotros lo hemos disfrutado.

Me he convertido en un dios Shiva, y he conocido a muchas diosas Shanti, pero sobre todo a una con la que surgió algo, durante una sesión de Tantra que por mucho que intente jamás podré explicar.

He vivido una fiesta hippy de los 60/70 en un lugar escondido, muy apartado, solo con esa familia, solo con gente que no buscaba otra cosa que pasarlo bien, vivir libres, ser felices, y hemos estado toda la noche bailando, riendo, bebiendo, abrazando, cantando, sudando.

Y me ha producido dentera un limón, pero un limón de plástico (que paranoiaaaaaaaa).

He conseguido sacar música de un tubo de riego, no de uno, de muchos tubos, ahora tengo mi cama llena de tubo, tubitos, con diferentes colores, dicen que es para separar las notas, ahí me pierdo un poco, pero si os puedo decir que los voy a aprovechar, de hecho anoche a las 3 de la mañana aún estaba tocando la flauta, o el tubo, bueno, una versión de las primeras flautas de hace más de 80.000 años. Y esos tampoco entendía de solfeo como yo.

He visto espectáculos, increible, improvisaciones en 10 segundos, bailes y bailarinas, cantantes que me han puesto los pelos de punta porque era música lo que por entre sus labios salía.

Y por supuesto he compartido con dos personas, con dos hermanos, con mi familia más cercana estos días, 4 días durante los que les he roncado, les he despertado a las 3 de la mañana para poder entrar en nuestro hogar, un furgo, una familia con la que he aumentado los lazos de cariño y amistad.

He conocido profesores que no lo son, pero no porque no sean buenos, sino porque son más amigos y compañeros.

Pero sobre todo, esta semana me he olvidado de competiciones y competitividad, no he tenido que demostrar nada a nadie, porque ha sido mi cuerpo, mis actos, mi CLOWN, quién se ha encargado de sacar todo lo que tengo dentro, he tratado de dar todo de mi, repartir sonrisas y alegría, pero no por obligación, sino como una extensión más de mi forma de ser, he ampliado horizontes.

He vuelto a conocer otras realidades y por supuesto y sin ninguna duda os puedo decir.

SOLO SE QUE NO SE NADA

Porque hay tanto por descubrir,

tanta gente a la que conocer,

tantas experiencias que vivir

y tanto bueno por hacer

Que ser analfabeto en este sentido,

es el único camino para crecer.

Gracias a la GRAN familia de  VIZNAR por recargarme de energía positiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *